Últimos comentarios
Sin comentarios
Busca noticias

Los mejores y peores cubrebocas para usar en tiempos de COVID-19, clasificados por su nivel de protección

de 570
Me gusta0

Hay muchos cubrebocas en el mercado, pero ¿cuáles son los mejores para protegernos del coronavirus?

La ciencia es clara: los cubrebocas pueden prevenir la transmisión del coronavirus y salvar vidas.

Un análisis preliminar de 194 países encontró que los lugares donde no se recomendaba el uso de cubrebocas vieron un aumento semanal del 55 por ciento en las muertes por coronavirus per cápita después de que se registrara el primer caso, en comparación con el 7 por ciento en países que dieron indicaciones de hacer uso de cubrebocas.

Pero no todos los cubrebocas confieren niveles iguales de protección.

El cubrebocas ideal bloquea las grandes gotas que expulsamos con la tos o los estornudos, el método principal por el cual las personas transmiten el coronavirus a otros, junto con partículas más pequeñas en el aire, llamadas aerosoles, que se producen cuando las personas hablan o exhalan.

La Organización Mundial de la Salud recomienda cubrebocas de uso médico para los trabajadores de la salud, las personas mayores, las personas con determinadas afecciones de salud y las personas que dieron positivo para el coronavirus o muestran síntomas.

Las personas sanas que no entran en estas categorías deben usar un cubrebocas de tela, según la OMS. Los Centros de salud también recomiendan cubrebocas de tela para el público en general.

Pero incluso los cubrebocas de tela varían, ya que ciertos tipos de tela son más porosos que otros.

Todo depende de la calidad de la tela, si usas un cubrebocas de tela para sábanas de algodón egipcio de 600 hilos, es diferente de hacerlo con una camiseta barata que no está muy finamente tejida.

Hay una razón por la cual los organismos de salud recomiendan reservar los cubrebocas N99 y N95 para los trabajadores de la salud: ambos se sellan firmemente alrededor de la nariz y la boca para que muy pocas partículas virales puedan filtrarse dentro o fuera. También contienen fibras enredadas para filtrar los patógenos transportados por el aire.

N95

Un estudio publicado en el Journal of Hospital Infection el mes pasado evaluó más de 10 cubrebocas en función de su capacidad para filtrar partículas de coronavirus en el aire.

Los investigadores encontraron que los cubrebocas N99 redujeron el riesgo de infección de una persona en un 94 a 99% después de 20 minutos de exposición en un ambiente altamente contaminado. Las máscaras N95 ofrecían casi la misma protección: el nombre se refiere a su eficiencia mínima del 95% para filtrar aerosoles.

Otro estudio reciente también determinó que los cubrebocas N95 ofrecían una mejor protección que los cubrebocas quirúrgicos.

Las pautas oficiales para la mayoría de las personas son cubrebocas de tela porque no queremos quitar los cubrebocas médicos a los trabajadores de la salud que podrían necesitarlos más.

Los investigadores en el Reino Unido determinaron que los cubrebocas "híbridos", que combinaban dos capas de algodón de 600 hilos con otro material como seda, gasa o franela, filtraban más del 80% de las partículas pequeñas (menos de 300 nanómetros) y más de 90% de partículas más grandes (más de 300 nanómetros).

Descubrieron que la combinación de algodón y gasa ofrecía la mayor protección, seguida de algodón y franela, algodón y seda, y cuatro capas de seda natural.

El equipo también descubrió que dos capas de algodón de 600 hilos o dos capas de gasa podrían ser mejores para filtrar partículas pequeñas que un cubrebocas quirúrgico.

Tres capas de algodón o seda también son altamente protectoras.

La OMS recomienda que los cubrebocas de tela tengan tres capas: una capa interna que absorbe, una capa intermedia que filtra y una capa externa hecha de un material no absorbente como el poliéster.

Envolverse una bufanda o una camiseta de algodón alrededor de la nariz y la boca no es particularmente efectivo para filtrar el coronavirus, pero aun así es mejor que nada.

Los investigadores del Reino Unido descubrieron que una sola capa de algodón de 80 hilos se encontraba entre los materiales menos efectivos para bloquear las partículas de coronavirus, tanto grandes como pequeñas.

Las bufandas y las camisetas de algodón redujeron el riesgo de infección en aproximadamente un 44% después de 30 segundos de exposición al coronavirus, dice el estudio del Journal of Hospital Infection. Después de 20 minutos de exposición en un ambiente altamente contaminado, esa reducción de riesgo se reduce a solo 24%.

Pero aun eso es mejor que nada.

Incluso un cubrebocas de algodón no muy ajustado "disminuye sustancialmente" la propagación de partículas virales cuando una persona infectada tose o estornuda, determinaron recientemente un grupo de investigadores en India.

Ellos vieron que las gotitas infecciosas viajaban hasta 5 metros cuando una persona no llevaba un cubrebocas, en comparación con solo 1.5 metros cuando las partículas se filtraban por los lados de un cubrebocas.

La manera en la que te pones el cubrebocas es también muy importante.

Cubrebocas mal puesto

La protección de un cubrebocas, inclusive del N95 y cubrebocas quirúrgicos, disminuye considerablemente cuando hay un espacio entre el cubrebocas y la piel.

Ponerse el cubrebocas en la barbilla, en la frente, cubrir la boca, pero no la nariz no ofrece protección alguna.

Comenta
Responde

Menú

Cuenta

Contacto

Configuración

Crea una cuenta para guardar los artículos que te gustan.

Inicia sesión

Crea una cuenta para usar las listas de deseos.

Inicia sesión